TAFRISA | Técnicas y Aplicaciones Frigoríficas Salmantinas S.L.

This is a single blog caption
Comments are off

El Impuesto sobre Gases Fluorados mantendrá durante 2016 la reducción del tipo impositivo. ¿Un respiro para el sector del frío?

AEFYT ha defendido la derogación del Impuesto sobre los Gases Fluorados, establecido en el artículo 5 de la Ley 16/2013, que entró en vigor el pasado 2 de enero, o, en su defecto, el mantenimiento del 0,33% del tipo impositivo vigente en 2014, al objeto de paliar los graves efectos que podrían originarse en el sector con la aplicación prolongada de este tributo. La organización ha apoyado esta demanda con la elaboración de un informe acerca de las negativas consecuencias económicas que sobre el sector del frío puede llegar a tener la aplicación de este tributo.

El pasado 29 de septiembre, el Congreso de los Diputados aprobó una enmienda a los Presupuestos del Estado que coincidía con algunos de los argumentos esgrimidos por la Asociación acerca de la compleja situación que plantea la aplicación del impuesto. Entre los argumentos cabe destacar la constatación de que el actual estado del arte de la tecnología hace muy difícil encontrar sustitutos a los gases objeto del tributo. Así pues, se ha decretado el mantenimiento del tipo impositivo en 2016, pero ¿resulta esta medida suficiente?, ¿supone esta decisión realmente un respiro para el sector del frío?, ¿debemos ir más allá hasta la derogación del mismo como pide AEFYT?

La decisión del Gobierno de mantener el tipo impositivo del Impuesto sobre Gases Fluorados a lo largo de 2016 refrenda, así pues, una de las reclamaciones sobre las que AEFYT no ha dejado de insistir en los meses pasados. Desde la Asociación, hemos denunciado el efecto negativo que este tributo ejerce sobre las empresas del sector del frío: el aumento del mercado negro; la entrada en el mercado español de gases fluorados a través de operaciones intracomunitarias que podrían eludir el impuesto; el incremento de los costes administrativos de hasta un 8% y de los financieros en un 15%; y el uso por parte de personal no especializado de gases no sujetos a impuestos con códigos de seguridad diferentes que podrían provocar graves accidentes.

A estas circunstancias se suma la difícil situación que plantea la escasa disponibilidad de alternativas a los gases fluorados. La situación abarca desde el largo tiempo de desarrollo, prueba y comercialización que conllevan los productos sustitutivos, hasta la carencia, a día de hoy, de sustitutivos capaces de ofrecer idénticos niveles de seguridad y eficiencia en las instalaciones frigoríficas. Estos argumentos, esgrimidos en todo momento por AEFYT, son algunos de los que se han defendido a la hora de plantear la enmienda que finalmente ha permitido mantener el tipo impositivo del impuesto a lo largo del próximo año.

La reducción experimentada en la facturación empresarial, junto con el incremento del número de insolvencias y cierres de empresas, así como el negativo impacto en el mercado de trabajo, son consecuencias palpables de lo que la aplicación del Impuesto sobre Gases Fluorados puede originar en el sector. En este sentido, el mantenimiento de la tasa durante el próximo año viene a representar un leve respiro. Teniendo en cuenta la estructura del impuesto (0,20 euros x potencia de calentamiento de cada gas) y la medida transitoria de aplicación para 2014 y 2015 (33% y 66% respectivamente, al tipo impositivo de cada gas), el impuesto habría sido inasumible a partir de 2015. No en vano, muchos de los gases disponibles a día de hoy y que, mayoritariamente, serían utilizados para las nuevas instalaciones o bien en la reconversión de instalaciones existentes se habrían visto gravados hasta ocho veces más que el propio valor del gas.

AEFYT, sin duda, se siente satisfecha con esta decisión que dará un ligero respiro a las empresas del sector del frío, muy afectadas por el Impuesto sobre Gases Fluorados. Sin embargo, no podemos olvidar que este impuesto solo se aplica con estos tipos en España entre los países de la Unión Europea con necesidades de climatización y refrigeración, por lo que, dada la existencia de legislación europea destinada a limitar los efectos de estos gases, seguimos insistiendo en la necesidad de derogarlo para no mermar la competitividad de las empresas españolas del sector del frío.

El hecho de que la Comisión Europea no contemple una tasa común para todos los Estados Miembros pone a las empresas españolas en una situación de desventaja competitiva sobre el resto de compañías europeas. En efecto, España se presenta como una excepción en Europa en la aplicación del impuesto en los términos contemplados actualmente por la legislación. De hecho, la Dirección General de Prevención de Riesgos, dependiente del Ministerio de Ecología, Desarrollo Sostenible y de la Energía de Francia, ha confirmado recientemente que el país galo ha descartado la introducción de un impuesto sobre dichos refrigerantes, al no considerarlo necesario

Por otra parte, el impuesto, además de representar un impacto altamente negativo, es innecesario, ya que el Reglamento F-Gas 517/2014, que entró en vigor el 1 de enero de 2015, ya obliga a una reducción de las emisiones, principal objetivo del tributo. Dicho Reglamento sí está acordado, consensuado y armonizado en la UE, además de llevar un calendario razonable de adopción de medidas.

Para terminar, insistir una vez más en la necesidad de seguir defendiendo la derogación del impuesto, que no deja de ofrecer un panorama económico marcado por la reducción drástica del negocio y por la pérdida de competitividad frente a otros mercados, hasta el punto de que AEFYT alerta sobre un riesgo de fractura en la estructura de suministro de dichos gases para la industria.

Fuente: AEFYT http://www.aefyt.es/noticias/?p=2069

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies